La gran ola de Kanagawa - Hokusai

Como cada verano los medios de comunicación se llenan con noticias sobre el número de inmigrantes, sin papeles, refugiados… que se agolpan en las fronteras de Europa.

Hay una necesidad creciente de reflexionar sobre ello de manera pausada y sin las prisas que marcan los titulares. Se necesita valorar las políticas que afectan a estos flujos y los mecanismos más efectivos para revertir las causas que impulsan a personas y familias a buscar un futuro mejor, o al menos distinto, desarraigándose.

Sin embargo  me interesa lanzar algunas ideas sobre esta realidad más centrada en el plano humano y sobre el impacto en empresas y organizaciones. Le he dado unas vueltas antes de decidirme a publicar algo, ya que es un tema que rápidamente  ofrece salidas laterales a  lugares comunes y debates encendidos.

Antes de empezar, sólo una mención un criterio básico que no se puede dejar pasar en este tipo de análisis: el respeto a la dignidad humana y lo que esta representa , “Lo decía Schiller con claridad meridiana: “Cada ser humano constituye en sí mismo el conjunto de la humanidad”.Cada ser humano, indistintamente de sus capacidades diversas y características únicas. “. Esta concepción es un acicate para buscar soluciones razonables en el corto plazo.

Lo que finalmente me animó a publicar esta entrada ha sido  lo que para mí es un destello de lucidez, interesada y sesgada (No puedes evitar que la gente tenga razón por motivos equivocados), que deja ver  una corriente soterrada pero potente.  La patronal Alemana ve una oportunidad en acoger a 800.000 refugiados durante 2015 por su dificultad para encontrar mano de obra cualificada. ¿Cuánto talento y capacidad de superación se aglutinan en esa amalgama de personas que quieren llegar al “paraíso” europeo?. ¿Qué herramientas nos pueden hacer aflorarlo y aprovecharlo para fortalecer nuestras sociedades, organizaciones y empresas?

Es un reto que no podemos dejar pasar y que queda eclipsado por el sesgo  de identificar en muchos casos a estos colectivos con gasto y consumo de recursos. ¿Cómo darle la vuelta para que sea una inversión?. ¿Cómo conseguir sentirnos orgullosos por ser sociedades de acogida que facilitan que cada persona pueda tener la oportunidad de demostrar lo que vale?  Con este enfoque los primeros beneficiados seremos los actuales habitantes de un territorio ya que también podremos desencadenar nuestro potencial.

En una sociedad incapaz de mantener sostenible su sistema de pensiones , aun cuando hay quien opina lo contrario,  y con una natalidad bastante razonable pero insuficiente para revertir la tendencia al  descenso de población, no podemos dejar de ver la acogida de inmigrantes como una oportunidad que tiene que ser aprovechada, regulada y adecuada. No es fácil, pero tampoco imposible.

Población residente en España Población a
01/01/2014
Población a
01/01/2015
Variación
%
Población total 46.512.199 46.439.864 -0,16
Hombres 22.877.461 22.820.775 -0,25
Mujeres 23.634.738 23.619.089 -0,07
Españoles 41.835.140 41.992.012 0,37
Extranjeros 4.677.059 4.447.852 -4,90

Fuente INE.

¿Qué papel juegan las empresas y organizaciones en este camino?¿Qué aporta la diversidad a una organización? ¿Qué ventajas tiene acoger a personas de perfiles y orígenes diferentes?

AL menos al PIB de España le ha sentado históricamente bien, con un aporte entre 2007 y 2009 de medio punto neto positivo, a falta de datos más actualizados.

Diferentes estudios (pongo referencia a un interesante artículo que cita varios) demuestran que incorporar perfiles diversos en una empresa mejora la toma de decisiones, facilita la innovación, fomenta la creatividad… (muy bonito bla bla bla…) y  aumenta le generación de beneficios (huy!) . Estamos hablando de la riqueza, y reto, que supone incorporar personas de diferentes países, culturas, géneros y edades a una organización, manteniendo una cultura empresarial  y objetivos comunes.

En mi experiencia este reto no siempre es fácil de asumir. Ni siquiera hay  en muchas ocasiones interés, y algunos mandos se ocupan de conseguir que se cumplan las profecías auto cumplidas y la nueva persona” no encaja”… Nadie ha dicho que sea fácil pero nunca la gestión del cambio lo ha sido.

El artículo- entrevista comentado termina con una cita a la que me apunto “Diversity and independence are important because the best collective decisions are the product of disagreement and contest, not consensus or compromise.”  James Surowiecki.

¿Cuál va a ser la energía del futuro? No va a ser la eólica, ni la fusión nuclear ni por campos cuánticos… la energía del futuro va a ser la misma que ha sido hasta ahora:  el talento de las personas. Es la razón última  que han permitido a  nuestra sociedad llegar a donde estamos. El progresos social ha tenido históricamente como uno de sus ingredientes los aportes cruzados de poblaciones estables e idas y venidas de inmigrantes. Y lo sabes. 😉

Los colectivos de personas que se acercan a buscar una vida mejor contienen el potencial de nuevos Mozart, Jobs, Gates, Ramon y Cajal, Bolt… y es un reto ilusionante tratar de convertir esos potenciales en realidad, con el esfuerzo que supone.

¿Y la fuga de talento que se ha dado en España?. A esto le tenemos que dedicar una entrada en su momento, pero baste decir que se necesitan acciones  contundentes en este plano, y no solo por parte de las administraciones.  Aquí como en casi todo las empresas y organizaciones tienen mucho que decir.

Anuncios